Nuestro Presidente, el Doctor Gominolo
 

El actual propietario de Submarinos Viuda de Antolín, Don Anacleto Gominolo Carrascosa (Doctor Gominolo) es Doctor en Física Cuántica y diseñador de circuitos para carreras de sacos. Sobre todo, esto último.

Recuerda al prototipo de hombre del Renacimiento, pues le interesan todas las facetas del conocimiento humano y domina varias ciencias, artes y deportes. Sin duda, un hombre extraordinario en todos los sentidos.

Autor de varios ensayos científicos muy innovadores:

"Negación crítica de la Teoría de la Relatividad: no sirve pa ná"

"Pegar mocos está feo"

"Defensa de la monarquía parlamentaria y el freno de mano"

"Por qué las motosierras no resultan prácticas para cortarse las uñas"

"Las guerras púnicas, un invento de la prensa"

"Análisis de las diferencias estructurales entre el cerdo y la estantería de metacrilato"

Estudió durante ocho meses el comportamiento de las abejas, llegando a la conclusión de que pican.

Un día trataba de abrir una lata de berberechos que se le resistía, y no se le ocurrió otra cosa que golpearla fuerte en el borde con un martillo de los gordos. Algo debió de hacer mal porque se pegó un martillazo considerable en toda la cresta, que le dejó sin conocimiento varios días ingresado en el hospital. Desde entonces, sufre lagunas de memoria y hace algunas cosas raras. Mejor dicho, algunos días no hace cosas raras.

A raíz de ese incidente publicó un artículo que relaciona el consumo de berberechos con la pérdida de memoria, y que le granjeó la enemistad de mucha gente, sobre todo de los propietarios de industrias conserveras. Según el Doctor Gominolo, "en España, tocas el tema de los berberechos y molestas a mucha gente, falta cultura democrática."

El Consejo Mundial de Expertos en Medio Ambiente le otorgó el Premio Internacional a la Sostenibilidad 2012, ya que el Doctor Gominolo patentó una clavija de enchufe que reduce el consumo de energía en un 100%. Se trata de una clavija que tiene todos sus componentes fabricados en plástico, de manera que no conduce la electricidad. En palabras del Doctor Gominolo, "es un invento sencillo y práctico a la vez. No cabe duda de que lo he bordao."

Amante de la Literatura, tiene las colecciones completas de Rompetechos y el Botones Sacarino.

Era un fenómeno haciendo caballitos con el Vespino, hasta que un mal día se dejó la mitad de los piños en el paragolpes trasero de un Renault-12. Desde entonces, dejó de andar en moto y comenzó a jugar al ajedrez "porque es un juego muy entretenido, y aunque hay alfiles y caballos, no sale ningún animal con un R-12."

Le encanta ir a la ópera, porque según él, "llego medio cocido y me echo unas siestas cojonudas en esos butacones."

Hombre de gustos exquisitos, gran aficionado al cine. En su opinión, "actor dramático más grande que Chuck Norris, ni lo ha habido ni lo habrá."

Participó un año en la maratón de Nueva York. Abandonó antes de llegar a los sesenta metros "porque con la cantidad de gente que hay, igual no acabo ni entre los cinco primeros."

Admirador incondicional de la Madre Teresa de Calcuta: "lloré emocionado cuando la vi ganar en Roland Garros." Es que la confunde con Steffi Graff, el gilipollas.